La enfermedad en periodo vacacional no computa como vacaciones

Una reciente Sentencia del Tribunal de  Justicia de la Unión Europea, de fecha 21 de junio, ha venido a cerrar el círculo sobre la discusión del disfrute de las vacaciones cuando concurre una baja por enfermedad, y concretamente viene a pronunciarse cuando el periodo de enfermedad es posterior al inicio de las vacaciones.

Dicha Sentencia se produce en contestación a una cuestión prejudicial planteada ante el Tribunal europeo por el Tribunal Supremo de España, como consecuencia del litigio establecido entre la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (ANGED) y varias centrales sindicales.

La pregunta formulada por el alto Tribunal español al  TJUE se refiere a si un trabajador que está disfrutando su periodo vacacional le sobreviene una situación de incapacidad temporal, puede disfrutar posteriormente y una vez que le han dado el alta médica, del resto de sus vacaciones.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea se pronuncia afirmativamente y así declara: “El artículo 7, apdo. 1, de la Directiva 2003/88/CE del Parlamento y del Consejo, de 4 de noviembre de 2003, relativa a determinados aspectos de la ordenación del tiempo de trabajo, debe interpretarse en el sentido de que se opone a disposiciones nacionales que establezcan que un trabajador que se encuentre en situación de incapacidad laboral sobrevenida durante el periodo de vacaciones anuales no tiene derecho a disfrutar posteriormente de la vacaciones anuales coincidentes con el periodo de incapacidad laboral”.

Setencia Completa

Regularización empleados del hogar

            El día 30 de junio finaliza el plazo para comunicar el cambio y adscribirse al nuevo Sistema Especial  para Empleados de Hogar del Régimen General.

            Como todo el mundo, o al menos la gran mayoría sabe o he escuchado, una normativa del pasado año, concretamente la D.A. 39 de la Ley 27/2011 de 1 de agosto, dispuso la integración en el Régimen General de todos los empleados de hogar a partir del 1 de enero de 2012. Se habilitaba con un periodo de seis meses, que vence el próximo día 30 de junio, para comunicar el cambio al nuevo régimen de aquellos empleados de hogar dados de alta.

             Sin entrar a hablar en profundidad de los efectos de la nueva regulación, la consecuencia principal de esta norma es que la obligación de dar de alta al empleado doméstico recae exclusivamente en el empleador, y desde la primera hora de trabajo.

             Como se hace y que es lo que supone no comunicar el cambio durante este plazo de 6 meses:

 a)      Todos aquellos empleadores que a 1 de enero tuvieran dados de alta un empleado de hogar, tienen este plazo de 6 meses para acudir a cualquier administración dela Seguridad Socialy solicitar el cambio al nuevo régimen. Hay que llevar el modelo TA.6-0138 HOGAR, para el empleador, y el TA 2S-0138, para empleado, junto con copia del contrato de trabajo y copia de la DNI/NIE.

No hacerlo supone que la propia administración, una vez finalizado el plazo, proceda a hacerlo de oficio asignando la base máxima de cotización.

 b)      En todos aquellos casos, que será la gran mayoría, en que los empleados domésticos prestaran sus servicios a tiempo parcial para varios empleadores, deben ser todos y cada uno de estos últimos los que han de solicitar su código de cuenta de cotización como empleador mediante el modelo TA.6 – 0138 y dar de alta por cuenta ajena al trabajador mediante en modelo TA.2S-0138. También habrán de llevar copia del contrato de trabajo y de los DNI/NIE.

No hacerlo durante este plazo, supone la baja del empleado del régimen correspondiente por parte de la TGSS.

 Cual va a ser el coste:

             La base de cotización no viene determinada por el tiempo de trabajo, sino por el importe total mensual, incluido la parte proporcional de las pagas extras, que se le pague al trabajador, y que en ningún caso puede estar por debajo del SMI en proporción al tiempo trabajado. Para ello ha dispuesto hasta 15 tramos de salario, asignándole a cada uno una base de cotización. Según el salario que se ponga en el contrato y se comunique a la TGSS, esta lo incluirá en el tramo correspondiente y mensualmente pasará al cobro el recibo de cotización en la cuenta que obligatoriamente habrá de designar el empleador, y sin que este tenga que preocuparse en cumplimentar ni presentar mensualmente ningún tipo de boletín. Es evidente, que cada modificación salarial conllevará una comunicación ala TGSS. Durantelos años 2012, 2013, y 2014 hay una reducción del 20% sobre las cotizaciones de las nuevas incorporaciones.

             Solo hemos querido dar un pequeño apunte práctico y rápido sobre lo que hay que hacer, como hay que hacerlo y el coste en las contrataciones en el nuevo Régimen General de Empleados de Hogar, y las consecuencias de no hacerlo. Para tener una información más amplia pueden entrar en los enlaces de las páginas de la Seguridad Social  y del Servicio Público de Empleo , donde además encontrarán los modelos necesarios, por supuesto también llamarnos a nosotros donde estaremos encantados de atenderles y realizarles las gestiones necesarias.